Sin excusas se logra

Alfredo Hernández nació en Santa Ana departamento de El Salvador, su formación fue en instituciones públicas desde la primaria y hoy a sus 24 años estudia en la Universidad de El Salvador la carrera de Licenciatura en administración de empresas y está haciendo crecer su idea de negocio.

Su primer trabajo fue en el departamento de contabilidad de una empresa local; sin embargo, para dedicarse a sus estudios a sus estudios que inició con los ahorros propios y un año después no tenía dinero para sacar unos folletos de una materia, por lo que acudió a su familia obteniendo la respuesta «No podemos ayudarte, mejor deja de estudiar»

La calle sería su oficina

Sin ¡excusas! Se logra

El entonces comenzó a buscar empleo, ya que dejar su educación superior no era una opción, fue a varias entrevistas, y le decían lo típico; “le llamaremos pronto”. Siendo un amigo el que le expone que un restaurante necesita a alguien para que haga entregas a domicilio.

Ser repartidor era algo que le daba temor por la inseguridad atenuante y desconfianza por qué no conocía la nomenclatura de Santa Ana; razón por lo que pospuso lo más que pudo, es más quedaba de reunirse con su futuro jefe y este le cancelaba media hora antes; hasta que un día se reunieron quedando en el acuerdo que iniciaría la siguiente semana, al salir de la entrevista llovió muy fuerte; Alfredo, recuerda que en su mente pasaba el hecho que la calle sería su nueva oficina y las lluvias estarían a la orden del día pues era época lluviosa.

Emprender ante una necesidad

Sin ¡excusas! Se logra

En sus primeras entregas le pedía ayuda a su mejor amiga; quien le buscaba la dirección en el GPS y él iba manejando con una vaga idea de dónde podría ser el destino del servicio, entonces se detenía en cada lugar que podía a ver si ya tenía la dirección; cuando ella no respondía él se preocupaba muchísimo puesto que no quería fallar y necesitaba ese trabajo.

Con el tiempo conoció las nomenclaturas y direcciones de los clientes, la ayuda era menos necesaria, pasados dos meses renunció al empleo, para seguir haciendo entregas  solo a la hora del almuerzo, eso le permitía continuar con sus estudios y además darse a conocer con otros restaurantes.

¡La experiencia es muy necesaria!

Con todo lo anterior, comienza a hacer entregas más a detalle bajo el nombre de Envíos Xpress, donde aplica los conocimientos adquiridos en la universidad y la experiencia previa como repartidor; posteriormente va mejorando la idea de negocio bajo el nombre de ARISTAGO (los mejores al transportar) lo puedes encontrar en Facebook e Instagram para hacer uso del servicio.

Alfredo, expone que su filosofía de vida es “no existen las excusas”, para lograr algo se debe trabajar duro día y noche hasta conseguirlo, si una persona desea continuar estudiando y por lo económico «no puede» solo es una excusa; por más difícil que sea el horario en la universidad; solo hay que quitarse la pena, el miedo e innovar. Hay muchos salvadoreños que logran mantener a una familia con hasta 8 hijos vendiendo tamales, personas mayores empujando una carreta cargada de verduras, señores con un carretón de sorbete; compañeros venden dulces o ropa usada.

¡No lo dudes, actúa!

Aristago, se está fortaleciendo como marca ya que hace entregas a domicilio en Ahuachapan y varios municipios de Santa Ana con la más grande aspiración de ser reconocida y posicionada a nivel nacional e internacional diversificando en nuevas líneas de servicios.

Sin ¡excusas! Se logra

Imagenes e historia: Alfredo Henández

Necesidad de educación sexual

By: Mari Martinez Acevedo

Hablar de Derechos humanos en este punto del siglo XXI se hace más fácil debido a muchos al menos tienen el conocimiento de su existencia, quizá o tan claro, pero hay algún conocimiento. Los Estados y las personas funcionarias públicas encargadas de velar por ello hacen poco para difundirlos y de esta manera más personas hacen de las suyas.

El desconocimiento de las personas por sus derechos humanos fundamentales hace que las personas ciudadanas comiencen a trastocar otros rubros como lo son los Derechos Sexuales y Reproductivos, estos no están del todo claros dentro de los Derechos Humanos aparte de que están referidos a la vida privada, misma que ha sido desde tiempos silenciada por la cultura e ignorada por la legislación.

En vista de la poca vigilancia de los Estados para estos Derechos Reproductivos, en 1995 la “Federación Internacional de Planificación Familiar (IPPF), organización voluntaria que trabaja por la planificación familiar, aprobó una Carta de Derechos Sexuales y Reproductivos en la que éstos son formulados a partir de doce derechos reconocidos en los instrumentos legales internacionales sobre Derechos Humanos (cartas, convenciones y pactos de Naciones Unidas), y que constituye una herramienta para el análisis y la vigilancia de las violaciones a tales derechos, aunque no es aún jurídicamente vinculante.” (Diccionario de Acción Humanitaria, 2019)

Derechos vulnerados:

  • La libertad de pensamiento al decidir entre usar condon.
  • Elegir la abstinencia o lo contrario.
  • El derecho de la libertad para decidir tener hijos y bajo qué condiciones tenerlos (planificación familiar).
  • También se vulnera el derecho a estar libre de discriminación por razones de sexo o género.
  • Derecho a optar a contraer matrimonio o no, también el simple hecho de planificar una familia.
  • Violació sexual en la niñez (esto último provocado por vulnerar el derecho al conocimiento sexual de si mismas en muchas ocasiones)..
  • También se vulnera el derecho a protección de la persona contra cualquier trato degradante.

El derecho a la educación sexual

Está íntimamente relacionado con los derechos sexuales y reproductivos, de hecho se menciona que el “Acceso en igualdad de condiciones a la educación y los servicios relativos a la salud sexual y reproductiva.” Así como la “Protección contra todas las formas de violencia causadas por razones de raza, color, sexo, idioma, religión, o cualquier otro estatus” (Diccionario de acción humanitaria, 2019) constituye un derecho sexual de las personas.

Además la educación sexual garantiza de algún modo el alcance de otros derechos como el de la vida y la libertad (de expresión y libertad en general por ejemplo a elegir un trabajo acorde a mis conocimientos), además que nos induce a tomar decisiones sin presión social,  sino desde la plena conciencia con previo conocimiento y consentimiento es una ayuda que la educación sexual integral hace en cada una de nosotras y de los ciudadanos en general.

 

REFERENCIAS.

Diccionario de Acción Humanitaria . (2019). Dicc.hegoa.ehu.es. Retrieved 12 April 2019, from http://www.dicc.hegoa.ehu.es/listar/mostrar/66