INTELIGENCIA EMOCIONAL

Se comenzó a hablar sobre Inteligencia Emocional (EI) con mas fuerza hacia mediados de los años noventas y lo popularizó Daniel Goleman con su libro del mismo nombre. Aunque el concepto original fue propuesto por dos psicólogos estadounidenses Salovey y Mayer (Citado en Adam, 2016) que trataban de responder a la interrogante de ¿Por qué algunas personas se adaptan mejor que otras a las distintas situaciones que ofrece la vida?

El fundamento previo al desarrollo del concepto de inteligencia emocional, lo encontramos en la obra de Howard Gadner (Citado en Adam, 2016) y su modelo de “Inteligencias Múltiples”. Gardner propuso que la vida humana requiere del desarrollo de varios tipos de inteligencia.

Fue Goleman que retomó que las inteligencias inter e intra personal juegan un papel muy importante  a la hora de desarrollarnos como hombres de bien para la sociedad. La IE comenzó a verse como la mejor forma de conocer y manejar nuestras emociones en función no solo del auto-conocimiento sino de tengamos un desarrollo pleno en las formas de relacionarnos con los demás y con la forma en que trabajamos o estudiamos.

Goleman (2007) afirma que la IE no solo se trata de hacer catarsis o ser el mas “buena gente” de la colonia, o parecer femenino sino que implica el manejo de los sentimientos en pro de mejorar las relaciones de trabajo o de estudio. Donde cada uno conozca sus puntos fuertes o débiles de su IE y sepa partir de su perfil personal para hacer énfasis en esas actitudes que permita desarrollar nuestras capacidades de comunicación  a la hora de actuar en los grupos que nos toca vivir sean estos académicos, estudios informales o trabajos.

El Coeficiente Intelectual (CI) con los cuales se media a los hombres y mujeres del siglo XX, de hecho en la Primera Guerra Mundial se aplicaba de forma recurrente los tests de inteligencia a los reclutas de Estados Unidos, pero Goleman (2007) apunta a que aunque esa y posteriores generaciones se preocuparon por el CI se olvidaron de la IE lo cual provocó que la “presente generación de niños tiene más problemas emocionales que la anterior” y esto ultimo desemboca en niños con problemas de rebeldía, coléricos impulsivos y propensos a la agresión de si mismos y de otros (los tiroteos frecuentes en las escuelas de Estados Unidos lo confirman, que por cierto demuestra que no son las armas el problema sino una baja IE).

 

… continuara…

 

¡deja tú comentario y comparte en tus redes sociales!

Leave a Reply